Las relaciones en internet no son como cualquier otra. Son infinitamente cambiantes y distintas. Podés compartir secretos profundos con un total desconocido al que nunca vas a cruzarte en la vida porque vive en otro hemisferio o solo por el simple echo de que si lo conoces, lo vez cada cinco meses, patetico. Ese desconocido/a sabe todo de vos, y a veces hasta charlás más con él/ellos que con tus propios amigos, porque llevan vidas muy ocupadas. Sabés sus gustos y sus horarios. Le contás todo.
Te acompañan en tus momentos de loser, en esos fines de semana que nadie te invita a salir y tenés que quedarte en casa sola, y en vez de ver una película o leer un buen libro preferís internarte en la red. Porque el tin ton del msn te emociona cada vez que esa amistad te dice algo.
Y los de afuera no pueden entender.
Sin embargo estas relaciones anónimas pueden desaparecer como con el viento y nadie más que vos se enterará. Un día se enojan, y puf! te borra del msn. Nadie sabrá de esta amistad que tanto te dio, porque nunca los vieron compartiendo un helado por la calle... Te condena al ostracismo, te fulmina for ever con ese no admitir, y ese bloqueo en su correo, no existirás más en su vida. O un día se borra por siempre, y si no tuviste la precaución de obtener datos reales, te quedás preguntándote si sólo se cansó de internet, o le pasó algo... muy malo...

Pero facebook cambió todo.
Facebook te expone a todo.
Tanto en la vida real como en la internetosa. Un día figurás como en una relación, y al otro ya no más, Y TODOS SE ENTERAN. Cualquiera puede subir una foto absurda de una fiesta de 15, donde salís toda despeinada y horrible, vomitando tu borrachera, y lo único que podés hacer es desetiquetarte. Porque la política de facebook es que cualquier puede joderte publicando una foto tuya, y ellos no se harán cargo de borrarla, exceptuando casos extremos. Y así tus futuros novios, tu mamá y tu hermano, pueden fatalmente un día encontrar esa foto de mieda y reconocerte en ella. Facebook es buchón.
Facebook puede enterrarte vivo.
Y si vos no querés volver a saber de alguien en particular tampoco te salvás. Lo borrás, los bloqueás, y creés que ya está. Pero un día te encontrás una foto de tus amigos, donde está el/la maldita. Porque aunque hayas elegido la opción de cortar lazos, igual, vas a seguir enterándote de algo, y viceversa. Aunque lo quieras, esa persona también podrá encontrar modos de saber de tu vida.

Y no hay forma. Nunca será una relación win-win. Siempre perdés algo. Incluso si no tenés facebook, podés figurar en él.

Facebook puede ser divertido. Pero nada es perfecto !
Yo sé que un poco te gusto.